martes, 13 de noviembre de 2012

La felicidad del abuelo. Entrega II



... María fue solo la primera de una lista de cinco hermanos que vendrían a engordar las facturas de comida de una casa, que por no tener, no tenía ni papel y lápiz para echar las cuentas. El último de sus hermanos, vino cuando Manuel tenía poco más de doce años y más responsabilidades a sus espaldas que uno de treinta de nuestros días. De esos doce años, gran parte los había dedicado a echar una mano en el campo y en la granja donde trabajaba su padre. De familia pobre, no tenían ni una gallina que diese huevos, ni una cabra que diese leche. Todos los días, al salir del colegio -los días que podía ir- corría hacia la finca del Sr. Cobo para dar de comer a las vacas y jugar con los dos perros de los amos. Fue en esos ratitos en el colegio, donde Manuel aprendió a leer inusualmente rápido y donde destacó por su dedicación al estudio y sus ganas de aprender. Fue allí en el colegio, uno de los últimos días fríos del año, donde descubrió el cine, una de sus pasiones ocultas en casa y conocida por todo el pueblo...

martes, 6 de noviembre de 2012

IV Concurso de Fotografía Obturaciones: Colores del mundo


Mis amigos los obturados, organizan el cuarto concurso de fotografía OBTURACIONES. Este año cuentan con el patrocinio de CPM y siguen destinando los beneficios a entidades sin ánimo de lucro.

No te lo pienses y participa!!!

martes, 30 de octubre de 2012

Te has hecho mayor...

Ellos no se lo han planteado todavía 


... por mucho que no te quieras dar cuenta, por mucho que no quieras tirar la basura para no verla llena de los calendarios que has tirado en tu vida.

Y si quiero puedo ser sensible y decirte que estás en una etapa muy bonita de la vida o puedo ser más cruel y te puedo poner miles de ejemplos a los que acudir para observar que tu acné se ha convertido en piel seca y el pavo que tanto aleteaba dentro de ti es ahora una gallina clueca.

Sin ir más lejos, cuando sales de marcha (qué tiempos) ya no llegas a la copa del buen puntito, pasas directamente de la primera a la de la resaca. Además, ya no eres capaz de mover ni la mitad de músculos o articulaciones que movías hace una década en las discotecas. Por cierto, en cuanto a tus gustos musicales, en el mejor de los casos has cambiado el break beat por Amaral, Adele y algo de flamenco. En el peor de ellos escuchas en la inimidad a Bustamante y Merche y el Cantajuegos cuando vas en el coche.

Tus atracones no son lo que eran. A parte de que crece en ti un sentimiento inútil de culpabilidad, ahora no puedes con un brazo del Mani, cuando antes te lo comías "empanao", ni eras tan admirador como ahora del Sr. Omeoprazol y de su primo el Sr. Almax.

Vale que ni bebes, ni bailas, ni escuchas, ni comes lo de hace más de lo que tú te quieres creer. Pero es que el puto gracioso espejo te enseña -si lo quieres ver- todos los días que tu carita de muñeca o tu atractivo macarra, ha pasado a ser la indiferencia de los universitarios y universitarias que estás deseando de que te miren de reojo cuando intencionadamente pasas a su lado, alargando el trayecto unos quinientos metros -qué error y qué pena-.

Bueno y qué decir de tus nuevas aficiones... ahora te ha dado por leer en vez de por salir con tus amigos al parque, por ver la tele en vez de salir con tus amigos a pillar, por mirar el SModa en vez de salir con tus amigos por el messenger, por cambiar pañales en vez de salir con tus amigos a darlo todo.

Y seguro que estarás pensando que esto lo digo porque estoy ya acabao, pero te pregunto yo a ti:

¿te has planteado todo esto alguna vez? 

¿no crees que ya es hora?

martes, 16 de octubre de 2012

To Mr. Queen



... y despidiéndome de ti pensé en decirte algo bonito que nos quedara en el recuerdo para siempre, pero decidí que fuésemos nosotros mismos hasta en aquel día que cambiaba nuestra forma de abrazarnos. A partir de ahora, cada vez que nos veamos no será ni por casualidad, ni en el banco de abajo de mi casa. Serán encuentros concertados de antemano y con la incertidumbre de los largos recorridos en la carretera. Y no te dije nada bonito porque no quise verbalizar una despedida. Es más, sentía que te ibas con un poquito de mí -aún más con los últimos días que pasamos juntos- y que yo me quedaba con todo lo que me enseñaste. Ahora has ido donde todos sabíamos que llegarías y aún así, nunca nadie se hizo a la idea. Recuérdame cuando me rodees entero con tus brazos la próxima vez, que hablemos y que nos riamos -sobre todo- como siempre hicimos y que estos putos kilómetros, no hagan que no lo hagamos más.

martes, 9 de octubre de 2012

La felicidad del abuelo. Entrega I


Ni eran los mejores tiempos para ser el hermano mayor de una familia numerosa, ni era el lugar adecuado para criarse en un entorno que se debatía entre dos creencias ideológicas contrapuestas. De todas formas Manuel, si le hubiesen dado a elegir, no hubiese cambiado nada de esos primeros años de vida. 

Manuel nació solo, en una familia humilde de la sierra olivarera andaluza. Aunque con pocos recursos, sus primeros meses de vida estuvo colmado de atenciones y cuidados. Era el primer hijo de una pareja de recién enamorados y el primer nieto varón que tenía -en la clandestinidad de los documentos oficiales- el párroco del pueblo. Este idilio con la infancia le duró los veinte meses que tardó en llegar su primera hermana. En ese momento, Manuel pasó a un discreto lugar, acortó su infancia en varios años y se adelantó peligrosamente hacia unas responsabilidades adultas que poco tardarían en llegar...

Nota: esta historia está inspirada en una vida real. No pretende ser biografía, más bien un sentido homenaje.                    

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Todavía



Todavía.


Todavía no imagino el color de tus ojos
ni las palmas de tus manos.
Aún no me he propuesto quererte
ni te echo de menos
en los grises días largos.
No te huelo, no te siento,
ni te puedo desear todavía.

Estoy guardando todo esto
para cuando llegues.
Y quererte más de lo que incluso yo,
en algún momento imaginaría.

domingo, 9 de septiembre de 2012

Renglones torcidos


Muchos de los renglones torcidos de mi vida, no están escritos por mí, esto me produce alivio y...

desdicha por dejar que escriban por mí personas a las que no estimo.

viernes, 7 de septiembre de 2012

Me han dicho




Mis comienzos nunca fueron fáciles y casi siempre tuvieron finales felices.

¿Por qué ahora no va a ser así?...

martes, 31 de julio de 2012

Todo el mundo quiere a Sara. Última entrega


 ... Cinco años y pico tardó en abandonar el convento. Antes, ya había acudido a una psiquiatra por recomendación de la hermana superiora, pero esa médico no hizo más que alentar sus ganas de apartarse más del mundo. Esa soledad impuesta y esas caras de alegría de sus hermanas subsaharianas y centroeuropeas, que no se reflejaban en ella ni un solo instante, le hicieron huir hacia adelante y tomar la última escapatoria en su vida. Una calurosa noche de primavera, como aquella en la que todo comenzó, Sara colgó su hábito de la misma forma que actuó toda su vida, intentando no hacer ruido y dejando una nota de agradecimiento sincero a aquellas mujeres que la intentaron ayudar pero que nunca lo consiguieron. Sara creyó, que despojarse de toda pertenencia material y de todo afecto humano sería la única salida para encontrarse consigo misma y para no sentirse desgraciada en las miradas de la gente. Ése fue su error durante toda su vida, darlo todo sin pedir nunca nada y sobre todo, darse cuenta de que la gente (menos su abuela) solo la querían para sentirse felices a su lado.
Es por eso por lo que Sara vaga hoy sin rumbo y sin conciencia, sin ataduras ni esperanzas. Hay personas que la conocieron y que ahora cuando la ven en el banco de su plaza favorita, sienten compasión de ella. Compasión... pero nunca la quisieron. 

martes, 17 de julio de 2012

Estado de shock

Paralizado y sin argumentos. Así es como me siento ante los cambios que se están produciendo a nivel macroeconómico o también llamado político, en lo que alguna vez fue un estado respetable y ahora parece ser una jaula de grillos donde todo el mundo habla pero nadie dice nada.

Desde mi incómoda postura, bautizada por mis compañeros de máster como el primer empresario-sindicalista, veo atónito cosas que no entiendo, cosas que son de cajón, cosas que no se las cree nadie y cosas que son de vergüenza para todo aquel que osa decirla por su boca. 

Sería mentira y de desalmado no sentirme de mente y alma al lado de todas aquellas personas que reivindican unos derechos que, no ellos, si no sus padres y abuelos conquistaron a base de muchísimo esfuerzo y sangre. 

También sería mentira decir (y muchos no lo decimos en voz alta por los tiempos que corren) que pienso desde hace mucho tiempo que algunas de las modificaciones que se están haciendo ahora se deberían haber hecho en tiempos de bonanza y no dejar que la cosa llegase a males mayores. Me refiero a la impunidad que han adquirido muchos trabajadores públicos que ni trabajaron, ni trabajan, ni... si les dejan, trabajarán en su vida. También es verdad, que para empezar a recortar en el sector público más acomodado y que menos trabaja, sin duda tendríamos que haber empezado por la casa de los leones, el senado, la casa que se alquila cada cuatro años y donde viven cazadores de elefantes y cazados por hacienda.

Otra cosa que me mantiene inmóvil y estupefacto es ver como miles de personas, con sus mejores argumentos, sus más sinceras motivaciones, sus más dolientes lamentos... van a ayuntamientos, ministerios, parlamentos... ¡¡¡¡españoles!!!! Digo yo ¿desde cuándo no estamos regidos por españoles? ¿desde cuándo deberíamos rendir cuentas directamente con Bruselas o con Berlín?

Por estas cosas, por la hipocresía de la banca para con nosotros y de nosotros para los beneficios que siempre hemos querido sacar de la banca (no todos, pero muchos, hemos querido sacar un 10% de rendimiento de nuestros ahorros mientras que el tonto del vecino se conformaba con el 4%); por la impunidad de políticos y asesores de políticos y de su sobrina que tenía un puestecito en la empresa municipal y de...; por ver lo que está pasando delante de nuestros ojos y que no podemos tocar; por sentir la impotencia de querer gritar y no saber a quién; por dejarme embaucar por los agoreros y salir triste después de escuchar el sermón diario de la mañana en la radio;

por todo esto me encuentro paralizado en ocasiones y como habéis podido comprobar, sin argumentos.

Pd. No encuentro ninguna imagen que demuestre mi situación.

lunes, 18 de junio de 2012

Ya no compro más excusas



Creo que ya es hora de decir abiertamente que estamos hartos de que nos vendan excusas y de hacer un valiente acto de autoevaluación para decidir por nosotros mismos, que vamos a dejar de comprarlas.

Cuando hablo de excusas, hablo de un sentimiento que tenemos arraigados los españolitos desde pequeños, que no sé cuándo se empezó a promulgar (por la historia quiero suponer que no siempre fuimos así) y que nos hace sentir ciudadanos del mundo de segunda per se. Parece que los primeros que no creemos en nosotros somos nosotros mismos y que no hace falta que la nueva “Dama de Hierro” (por cierto mal fundida en Germany) nos diga que nuestro carácter mediterráneo nos hace ser menos productivos, menos innovadores, menos trabajadores, menos emprendedores, más derrochadores, más fraudulentos, más corruptos… porque nosotros ya lo sabemos, es más, lo presumimos y lo llevamos a gala, porque todo eso se contrarresta  con sangría, sol, farolillos y Julio Iglesias. Pues ya no me lo trago más.

Nadie me va a negar, que nos hace gracia el que con sesenta años ha cotizado diez días, cuenta chistes por la tele y vive como Dios; que tenemos envidia del que ha dado un pelotazo empresarial estafando al estado y a sus trabajadores, que por tener dinero suficiente para untar, no pisa la cárcel o la visita de turismo; que cualquiera se cambiaría por el primo de su cuñado que es funcionario y no le conoce ni el bedel del edificio donde trabaja; que queremos que nuestro hijo sea futbolista y que nuestra hija se “preñe” de Cristiano Ronaldo; que odiamos profundamente a los políticos, pero que si yo estuviese ahí haría lo mismo… ¿Nadie me va a negar esto verdad? Pues no me lo negaréis porque todos estos pensamientos y actos los tenemos en lo más profundo de nuestro ADN ibérico. Pero si nos ponemos a pensar, muy muy pocos quieren ser así. Pocos queremos ser así porque sabemos que no está bien y porque “Risitas” hay dos o tres y además nadie lo quisiéramos como hermano; porque el pelotazo te hace rico de momento, pero un desgraciado para toda tu vida; porque todos hemos jugado en la calle o en el cole con chavales mejores que Soldado, Torres o Busquets, pero que por un mal día nunca llegaron a nada; porque ser el suegro de Cristiano Ronaldo por unos meses te hace ser el que le limpie el coche y el que le sirva para dar limosna de vez en cuando; porque el que roba siendo político, es porque ha robado toda su puñetera vida…

No nos pongamos más excusas para no crecer, para no salir adelante, para vivir en la comodidad nuestra y en la austeridad de nuestros hijos. Es posible cambiar nuestro futuro con la ayuda y el trabajo de todos y tenemos un ejemplo magnífico delante de nuestros ojos y no lo queremos ver.

Yo tengo la edad suficiente para haber escuchado cada dos años durante más de dos décadas aquella famosa expresión de “la maldición de los cuartos”. Siempre nos quedábamos apeados en esa fase, porque tenía que ser así y cuando no era un codazo de Tassoti, era un árbitro egipcio o si no un penalti a las nubes. Lo cierto y verdad es que esa expresión estaba tan asumida como todas las que antes enumeré. Pues hubo una persona que llegó el día en el que no se la creyó. Una persona tipical spanish, con fama de juerguista, borracho y gracioso, que cambió para siempre la historia del fútbol español. Fue el Sabio de Hortaleza, el que creyó en una idea, trabajó y luchó por ella, no escuchó con qué acento hablaban los trabajadores que tenía a su lado, echó a aquellos que no querían comprometerse y sobre todo, lo hizo eliminando de su ADN lo que tantas veces había escuchado y desoyendo el desaliento de la propia hinchada. Así fue como se cambió una costumbre de décadas, así fue como cambió la mentalidad y la acción de un país en algo tan insignificante y tan significativo a la vez como el fútbol.

Pero ahí no queda la cosa, porque después de aquel gurú de chándal, llegó uno con bigote. Ni más ni menos español, totalmente diferente en su forma de actuar, pero con la misma visión y misión. Otro habría cambiado las reglas y los planos, pero Don Vicente, español de esos correctos, educados, trabajadores… (como muchos de nosotros), desoyó de nuevo a los desalentadores, a los pesimistas, a los agoreros y llevó a un grupo de españoles, con una columna vertebral catalanista, con varios vascos con apellidos impronunciables, con un andaluz que era el que más mandaba y eso que ni jugaba, con un madrileño en la portería que es un referente de todos menos de chulería, con una canario que no jugó lo que debía pero que nunca se quejó, con dos porteros que sabían que nunca jugarían y que eran los que estaban más contentos, con un pequeño sevillano que dejó atrás sus traumas, con un delantero que se quitó media rodilla para poder luchar…  a conquistar la copa del mundo.

Y sí que nos hace mucha ilusión la estrellita, las copas y los documentales con música de coldplay, pero no somos conscientes que esas dos personas, apoyándose en españoles como nosotros (algunos más catalanistas, otros más españolistas y pocos andalucistas, la verdad) han cambiado la mentalidad y la forma de actuar de todo un país. Y nosotros seguimos aquí creyéndonos nuestros propios tópicos, nuestras propias mentiras y echando las culpas al vecino de nuestros males cuando no hemos hecho ni el intento de levantarnos a ver qué pasaba.

Pues sí, yo ya he dejado (o estoy intentando) de creerme mis excusas, de creer a los telediarios cuando nos dan malos consejos, por supuesto  he dejado de echarle cuenta a los políticos y he decidido ser lo que quiero ser, con mis medios y con los medios de quien yo crea y quiera que se una a mis objetivos. Yo ya no compro excusas, invierto esos gastos en la ilusión de ser mejor persona y en poder ayudar a todo el que esté a mi alcance. Con esta mentalidad sé que podré ganar todas las estrellas que me proponga.

miércoles, 16 de mayo de 2012

Todo el mundo quiere a Sara. Entrega XIV


... Fue entonces en Segovia, donde atendieron sus peticiones y formó parte de una orden religiosa de clausura, lo último que se hubiese querido su, políticamente incorrecta para la época, abuela. Era el destino que creía mejor para su soledad. Allí no tendría que dar explicaciones a nadie a quien no le importase y podía sentirse junto a la única persona que le quiso. Sintió además la necesidad de redimir sus absurdas culpas consigo misma, sin molestar siquiera a alguna alumna a la que pudiese contestar mal desde su desesperación. En el convento la acogieron bien, aunque desde el primer momento las hermanas vieron que ella no venía por lo mismo que las hermanitas subsaharianas. Ella no tenía hambre. Ella, lo que no tenía era esperanza...

miércoles, 4 de abril de 2012

martes, 3 de abril de 2012

Contra mí

Suicidio fotográfico (Algún parking subterráneo de La Toscana)

Los que estamos contra los políticos,
los que estamos contra sus medidas,
los que estamos contra los corruptos,
los que estamos contra los ladrones,
los que estamos contra las reformas,
los que estamos contra los poderes absolutistas...

Tenemos miedo de nosotros mismos,
sabemos que ellos en el fondo están hechos de lo mismo que nosotros
y no nos fiamos ni un pelo de alguien como nosotros con poder.
Tenemos miedo del género humano,
del peón que asciende a rey,
del soldado que asciende a coronel,
del ingeniero que desciende a político...

No le tengamos miedo a las herramientas que utilizan las personas y aprovechémosnos de la educación para que el que algún día gobierne, utilice los cuchillos para cortar el pan para todos y no para acuchillarnos por la espalda.

lunes, 19 de marzo de 2012

Daños colaterales


"... la inteligencia es una carga moral que te hace ser responsable,
la ignorancia es un alivio vulgar en tiempo de tempestades..."

lunes, 5 de marzo de 2012

Mi memoria

Los cubos de la memoria de Ibarrola. (Llanes, Asturias).

... no me sirve de nada cuando realmente la necesito. Solo recuerdo caras en sueños, solo recuerdo bueno momentos que de nada me sirven en mi camino. Y cuando el recordar se vuelve tortuoso y recuerdo caminos angostos que me llevan a precipicios, no me sirve de nada lo recordado ni tampoco lo vivido, termino cayendo al vacío, con la desdicha de creerme un elegido.

Exposición III Concurso Obturaciones "Personas, su lado humano"

Acércate a vivir la exposición...

lunes, 13 de febrero de 2012

Todo el mundo quiere a Sara. Entrega XIII


... se desvanecía entre sollozos internos. La alegría la visitaba poco y eran algunos de sus alumnos y los caramelos del día de Reyes, los que le alegraban el mirar de sus grandes ojos verdes. Fue con 53 años, cuando en el día de su cumpleaños, con 43 sms en su memoria sin abrir y con felicitaciones estándar vía facebook, sola como siempre -menos cuando estuvo con su abuela- se miró frente al espejo y pensó que tenía que darle una salida a su desesperación: una alegría o una pena mayor que la que tenía. Es en ese maldito instante de su segunda opción, donde Sara empezó a morir, donde Sara se abandonó a la suerte de la vida, vida que como ya sabemos, nunca le deparó fortuna ...

domingo, 8 de enero de 2012

Si no...

El día más ilusionante del año

Si mis únicas majestades no te han traído lo que pediste, sal a buscarlo por tus propios medios.

No estamos en tiempos de esperar a que nos traigan regalos. Hagámoslos con nuestras propias manos.

Pd. A mí me han traído más de lo que pedí, pero de todas formas antes tenía más de lo que me merecía.